sexta-feira, agosto 11, 2006

...

"(...) Yo no me voy a morir, tonta, le contestó su madre con una sonrisa, pero a la vez debió de tomársela en serio, porque la acunó contra su pecho como si fuera un bebé y le dio muchos besos, de esos besos especiales que sabía dar ella, unos besos que no se parecían a ninguna otra clase de besos con los labios apretados que se grababan en su frente, en sus mejillas, en su pelo, y tardaban una eternidad en deshacerse, besos como túneles, como puentes, como lazos con dos nudos, los besos de mamá, si yo no me voy a morir, repetía, no me voy a morir, y sonreía, pero ella se echó a llorar de todas formas. (...) "

GRANDES, Almudena, "Los Aires difíciles",Tusquets Editores, Barcelona, 2005, p.96

3 Comments:

Blogger Paula Raposo said...

Os beijos de Mãe são especiais. Muito especiais. Aplacam a dor e o sofrimento. Beijos, bom fim de semana.

3:37 da tarde  
Blogger unafresa said...

Dulce. Almudena Grandes es una gran escritora contemporánea. Su prosa siempre es directa y desgarrada.

Ese texto que has elegido es la mejor descripción del amor materno filial, de ese nexo que perdura pese a los avatares, pese al dolor y la muerte.

Un beso para ti. Concha.

4:08 da tarde  
Blogger wind said...

Tão bonito:)
beijos

4:23 da tarde  

Enviar um comentário

<< Home